ACERCA DE LA POSADA DEL CONDE

Esta casona con aproximadamente cien años de antigüedad, propiedad de la familia Mejía durante los últimos 71 años, tiene un diseño caucano y fue construida originalmente con guadua, madera, bahareque, restaurada a través del tiempo por su descendiente y actual dueño, Gustavo Mejía Jaramillo. 

 

Esta finca ha sido dedicada a la producción de café, convertida en una estancia ganadera, hasta volverse hoy en una casa contemporánea, llena de detalles que lo harán sentir como si estuviera en su casa. Acogerá a familias, grupos de amigos, nacionales e internacionales, que quieran disfrutar de los diferentes destinos turísticos; la finca está ubicada en el área de influencia de Pereira, en la vía a Armenia en un sector rural, alejada del ruido y el ajetreo de la ciudad.

Nuestros visitantes vivirán experiencias ya sea por observación, participación o vivencia como es una finca, acompañada del trinar de los pájaros, el ladrido de los perros, disfrutar del azahar del huerto y de los frutales, los jazmines de media noche y el olor del campo; de los amaneceres y atardeceres que nos prodigan la bella cordillera central, además de experimentar el silencio de las noches estrelladas que hemos perdido en la ciudad y que nuevamente vivirá para que se fortalezca su espíritu.

Por su diseño e infraestructura, la posada es ideal para acoger familias, o grupos de amigos, que quieran compartir una experiencia mas intima, rodeado de naturaleza y el diario vivir del campo, nuestra posada cuenta con dos (2) casas; la principal tiene cuatro (4) habitaciones y dos (2) baños, capacidad para 8 personas y un (1) adicional. La segunda casa tiene (3) cuartos, 3 baños y capacidad para 10 personas, así nuestros huéspedes disfrutarán cómodamente de un ambiente totalmente natural.